¡Feliz Día de la Mujer!


Artículos

06/03/2019
A Medida que nuestra consciencia acepta nuevas habilidades nos permitimos crecer hacia determinados rumbos. Cuando nosotros aprendimos a testear  y a Armonizar una realidad nueva se abrió ante nuestra conciencia. Ahora tenemos la posibilidad de aprovechar este recurso para agilizarnos e incorporarlo como algo natural.
 
Antes de conocer SABio el “día de la mujer” era algo externo, ahora al incorporar esta técnica y transformarla en algo vivo en nosotros, tenemos la posibilidad de Armonizar la vivencia de “ser mujer” de cualquiera, o de todas las mujeres. Esto es el inicio de una revolución de conciencia que va a ir abarcando distintos aspectos de la vida y de la humanidad.
 
Cada intercambio, cada relación, cada vínculo, puede vivirse como algo externo o incorporarlo como una vivencia interna. Cuando podemos observar desde lo neutro, deja de tener importancia el hecho externo y la experiencia pasa a ser “Siempre-nueva” en lo interno. Así es que el Aquí y Ahora es lo único que realmente tiene Vida. Esto es el encuentro con el Maestro Interno.
 
En la celebración del día de la mujer si es sólo externo en lugar de dignificarla, se acentúan las diferencias y se polariza, al complemento como un opuesto. Y el resultado puede ser una acentuación de la rebeldía.
 
Cuando podemos verlo desde lo interno: El encuentro con la mujer es una vivencia recibida en mi corazón, la vivencia es una integración en la Esencia, incorporada a partir de mi percepción, pero sin quedarme con la sensación externa, para transformarse en una experiencia de descubrimiento desde mi Origen, sin juicios, sin expectativas, sin significado previo. Festejar lo femenino es revalorizar el contacto con la vida misma
 
 
 
“La verdadera revolución del mundo se realiza desde mi corazón”
 
 
 
Podemos preguntarnos:
 
  • ¿Necesitamos Armonizar la identificación de lo femenino con la mujer?
  • ¿Hay desarmonía en la vivencia de empoderamiento de la mujer?
  • ¿Necesitamos Armonizar la concientización de los valores propios de la madre?
  • ¿Es necesario aplicar alguna o todas estas preguntas a mi misma?