Viviendo el Amor en Armonía


Artículos

31/01/2019

 

Si hay algo que impacta nuestras vidas y nos influye de manera decisiva son la relaciones personales, de todo tipo, y en especial la relación de pareja.
 
Cada relación, sea parental, filiar, fraternal y sobre todo la pareja, viene a mostrarnos de manera amplificada aquellas zonas de nosotros mismos que nos cuesta ver. 
 
En las relaciones de parejas hay una fuente inagotable de emociones, desafíos, límites, conflictos, felicidad;  es la inspiración mayor de la literatura y se lleva tal vez, el porcentaje más alto de pleitos en tribunales, de consultas al psicólogo. Es la relación donde ponemos las mayores expectativas y ocurren las mayores frustraciones.
 
¿A qué se debe? Posiblemente la vida nos pone ese indicador para poder vernos con mayor amplitud y a la vez realizar un gran crecimiento al integrar a ese otro que tantas veces los sentimos tan diferente, tan opuesto, a la vez que compañero y de gran apoyo; o tal vez tan exigente y asfixiante como el que nos posibilita volar. 
 
Por supuesto este juego de intercambio, que no sólo nos abarca en lo emocional sino también en lo físico, mental y espiritual, puede ser una fuente de conflictos, desacuerdos o limitaciones. Muchas veces hasta sentimos que ya no se puede dialogar y seguimos sosteniendo una relación en la que estamos mal y generamos malestar.
 
Ante todas estas situaciones, hemos tenido la experiencia hermosa de observar cambios tan asombrosos como silenciosos con la armonización del Sistema SABio.
 
Ante cualquier tipo de problema o conflicto con una persona, SABio nos permite Armonizar ese vínculo y también la relación, abarcando desde los condicionamientos más inconscientes que unieron esas personas, las circunstancias que estén influyendo en un momento, la interferencia de terceros, hasta los programas de ancestros que seguimos repitiendo con la pareja.
 
Los vínculos y las relaciones son otra área en la que SABio nos regala la posibilidad de permitir al Amor en nosotros - conectando con nuestra Armonía - y en los demás, pudiendo relacionarnos sin juicios, de una manera más pura de corazón a corazón. Integrándonos con el otro y crecer en la alegría de caminar esta existencia acompañados.